La Guía de Roque Pérez 92 | Abril de 2015

Llegar a Begueríe lo hace sentir a uno diferente. Típico pueblo pequeño y pintoresco del interior bonaerense, donde se escucha el canto de los pájaros de día y donde las estrellas por la noche son más brillantes.

Pero detrás del viento en las hojas hay otro rumor que se escucha o se presiente. Es como un rumor de lucha, casi un silencioso rumor de lucha contra el tiempo. Porque el Carlos Begueríe de los años 30, con sus 2200 habitantes, fue un pueblo grande que se volvió pequeño. Con su estación conocida como La Perla del Provincial, fue punto de empalme y ruido a progreso. Con sus estancias ganaderas y sus montes frutales fue próspero y activo.

Pero el tren se fue y se volvió pequeño, siempre lindo pero enfrentado a su desventura de destierros, de desempleo, de aguantar los olvidos y aprendiendo a luchar por sobrevivir.

El plan Larkin fue una marca a fuego. Lo implementó en  1961 el presidente Arturo Frondizi  asesorado por su ministro Alvaro Alsogaray y por el general Thomas Larkin del Banco Mundial. Eliminó un tercio de los ramales y despidió a miles de ferroviarios. Una huelga de 42 días no impidió  que cerrara el ramal más importante desde La Plata hasta Mirapampa, el ramal de Begueríe.

Hace unos años nos contó el recordado José Grasetti “Cuando los ferroviarios de Begueríe fueron trasladados  nos quedamos sin farmacia, sin médico, sin partera, sin electricidad. Fuimos un pueblo fantasma. Se terminó el teatro en el Club Independiente, los bailes, el fútbol, las carreras de caballo. Había montes de frutales pero no había como enviar la producción de frutas. Había un tambo modelo en Del Valle. Pero ya no había tren lechero”.

La localidad llegó a tener 300 habitantes. Pero no cedió al destino de cierre que tuvieron otros pueblos.

Hubo éxodo de familias, éxodo de jóvenes, cierre de comercios. Pero sobrevivió. Apoyado en sus actividades rurales, en producciones avícolas, con la radicación de la fábrica Inalko, luego con aumento de nacimientos y algunas familias de Buenos Aires que eligen Beguerie como lugar de descanso.

En el último censo Begueríe registró 399 habitantes, unos 50 habitantes más que en 2001. En 2013 la localidad se fortaleció desde el entusiasmo de organizar el aniversario de su primer centenario.  Y Ahora el centenario de la Escuela 7 volvió a reunir a la familia begueriense y la recuperación del galpón de máquinas del ferrocarril provincial es otro hito. Cómo dice la gente del municipio, un lugar recuperado para la gente de Begueríe, para las instituciones, un lugar para la cultura popular.

Begueríe mira al futuro y le gana al tiempo. Y contagia y dan ganas de darse una vuelta por ahí. Como cantaba Luis Alberto Spinetta en su canción  “Ciénaga dorada” sobre aquel amigo que “todos los lunes se va a Begueríe, Nadie sabe a quien busca o si tiene familia en el aire; su deseo es una ciénaga dorada... en la que nunca se hunde...

El 21 de marzo pasado se realizó la re inauguración del ex galpón de máquinas de la estación de Carlos Begueríe del Ferrocarril Provincial.

Este espacio recuperado perteneció a la línea del ferrocarril General Belgrano que a la altura del pueblo de Carlos Beguerie tenía una bifurcación con una línea a Mira Pampa y otra a Loma Negra. Este empalme ferroviario, hasta 1961 año en que el ferrocarril se demanteló, le dio importancia a  la estación y prosperidad al pueblo.

El viejo e inmenso galpón ferroviario de 76 por 25  metros había sido inaugurado originalmente en 1912 y se usó hasta 1972, cuando comenzó su etapa de abandono.

El festejo de reinauguración consistió en una fiesta con entrada libre y gratuita que incluyó una gran kermese, baile popular con artistas locales invitados y el cierre del grupo Los Alpes.

El corte de cinta estuvo a cargo del Intendente Gasparini, el Secretario de Gobierno José Luis Horna, la Secretaria de Coordinación y Gestión Graciana Uruslepo y el Delegado Municipal Fabián Pérez.

Con el corte de cintas se pudo escuchar en la voz del locutor que “el trabajo en conjunto de todo un pueblo, una vez más junto al municipio, hicieron posible la recuperación de este gran espacio para la cultura popular, para desarrollar eventos culturales, deportivos, educativos y recreativos”.

La Secretaria de Coordinación y Gestión Graciana Uruslepo nos brindó más información del proyecto para Begueríe que trascienden la recuperación del galpón de máquinas ya concretado. Es un proyecto que intenta promocionar a Begueríe desde el turismo y desde la cultura, haciendo sinergia con la rica historia de la localidad y todas sus posibilidades productivas.

“La provincia planea organizar el circuito Los Caminos de Rosas –nos contó Graciana Uruslepo- y nuestra propuesta es incluir a Carlos Begueríe en ese circuito porque Rosas estuvo en la Estancia Los Altos Verdes de Begueríe. Pero a esa propuesta le podemos sumar muchas otras cosas que Begueríe tiene para ofrecer. Entre ellos está el museo tradicionalista del señor Gaviola que es muy lindo. Además Begueríe tiene nuevas propuestas: hace un mes Sergio Redín abrió un bar restorante que se llama “La Perla” en homenaje a la estación del ferrocarril que era conocida como la Perla del Provincial. El restaurante de campo es otra opción para los lugareños y recibe la visita de gente de Roque Pérez y también de pescadores y visitantes que llegan al pueblo. También está próximo a abrirse el antiguo Bar de Juana, que va a ser rotisería y restaurante”.

“Otro punto de interés es la Iglesia –cuenta Graciana- y también Begueríe como lugar de nacimiento del artista Hugo Soubielle. En el centenario de la escuela sus hijos donaron una obra de Soubielle que se podría visitar y nos gustaría hacer una muestra sobre el artista para el próximo aniversario del pueblo en la iglesia”.

“Y ahora sumamos el galpón de máquinas recuperado –dice Graciana Uruslepo- y tenemos toda la historia del ferrocarril provincial. Cuando pasaba el ferrocarril se enviaban 3 vagones cargados de manzanas y otras frutas de la estancia La Carlota de la familia Del Valle. También se enviaban 6 mil litros de leche por día. Entonces quisimos rescatar la historia de La Carlota para la reinauguración del galpón de maquinas. Nos pusimos en contacto con Marina y Luli , descendientes de los propietarios de la Estancia La Carlota y ellas nos contaron la historia de la estancia y sus producciones. Para rescatar esta historia le encargamos al artista Martín Sampallo que realizara un mural que representara esa historia. Martín contó con la ayuda de Nicolás Sampallo, Karina Malisani, Rene Lucesoli y Cecilia Zucotti”.

Para la reinauguración el municipio encargó a Nidia Napolitano que preparara 700 frasquitos de jalea de manzanas con etiquetas que son replicas de las que usaban en la Carlota y mil porciones de torta de manzana. Y también exhibieron las etiquetas originales de los cajones de manzana, peras y membrillos.

“Otro proyecto que tenemos previsto –agrega Graciana- es hacer una base para campamento en el galpón de máquinas. Primero para que lo use el sistema educativo y también grupos de boy scout y grupos religiosos. Con ese fin queremos comprar carpas para que los chicos se puedan quedar y la base la podríamos ofrecer a la región y a la provincia. Por eso queremos hacer módulos de baños y duchas. Tener algo así sería muy bueno. Actualmente para hacer un campamento hay que llevar a los chicos a Cazón o Ezeiza”.

“También estamos haciendo gestiones para forestar el predio y junto al galpón se está construyendo un playón polideportivo que se va a inaugurar dentro de dos o tres meses –cuenta Graciana-. El predio fue mejorado por el Area de Espacios Verdes y se incorporaron al galpón mesas y bancos, canastos para residuos. Queremos hacer una placita, parrillas para que puedan disfrutar las familias de Begueríe y los visitantes, porque Begueríe está acostumbrado a recibir gente ya que tienen dos espejos de agua cercanos como el puente de fierro y el puente Peralta”.

“Como en la zona hay mucha producción de pollos nos gustaría hacer una fiesta de la producción avícola – se entusiasma Graciana- y creemos que el galpón es un lugar ideal. También podemos organizar festivales de rock”.

“Esto más una biblioteca –enumera la Secretaria- , el nuevo Centro de Jubilados, la Secundaria, el programa FINES de adultos, el programa Envión, el programa de Huerta Familiar, las expresiones culturales, los talleres de música y dibujo, con toda la parte deportiva que funcionó siempre, estamos dando forma a un Begueríe nuevo que a su vez tiene una historia muy rica. El broche de esto es que cuando vino la gente de patrimonio histórico de la provincia  nos dijo que el lugar número uno era Begueríe pero se decidió comenzar por el circuito de La Paz Chica por su cercanía a la ruta 205.  Pero ahora Roque Pérez es uno de los cuatros distritos de la provincia, beneficiado para el alteo de caminos productivos. Por eso este año se va a firmar el convenio para el alteo del camino a Begueríe que fue fundamentado no solo desde lo productivo sino también desde el acceso a la educación, la salud y el desarrollo turístico. Porque mucha gente visita el rancho de Perón y desde allí hasta Begueríe son 15 minutos de viaje. El alteo se va a hacer con un crédito que el Banco Mundial  otorga a Nación y hace mucho se está trabajando, entrevistando a los vecinos del trazado a Begueríe que es denominado ruta 20”.

“Esto es un proyecto comunitario –explica Graciana-. Trasciende a la recuperación del galpón. Esto puede ser el inicio de una historia nueva. Begueríe no puede vivir siempre en la nostalgia de lo que alguna vez fue, - aseguró Graciana Uruslepo-, Begueríe tiene que hacer su futuro”.

Fabián Pérez es el delegado municipal de Carlos Begueríe. Es uno de los protagonistas de la recuperación del galpón de máquinas y un promotor del progreso de esta querida y pintoresca localidad.

 

En esta entrevista nos cuenta como se gestó la recuperación del galpón de máquinas para la cultura popular y algunos proyectos.

“Desde el inicio de la gestión de Juan Carlos Gasparini se quería recuperar el galpón de máquinas –cuenta Fabián Pérez-. Para el centenario de Begueríe propusimos que el dinero que se iba a gastar en el alquiler de carpas se utilizara en la recuperación del galpón. Pero la idea no prendió en las instituciones y no prosperó. En octubre de 2013 volvimos a proponer lo mismo porque se acercaba el centenario de la Escuela Nº 7. La recuperación de los galpones del ferrocarril en la Estación de Roque Pérez seguramente les dio más confianza a las instituciones. Y además hay una conciencia generalizada de mejorar Begueríe, cambiarle la cara. Entonces la idea prosperó y nos pusimos manos a la obra. Como estaba ocupado por una empresa, se hicieron los trámites necesarios y empezamos a trabajar y recuperar. El trabajo se hizo en dos meses. Empezamos sacando muchas cosas que había en desuso y malezas y plantas”.

“La idea fue recuperar el galpón para que las instituciones tengan un lugar donde realizar sus eventos –cuenta Pérez-. Y el primer logro fue el Centenario de la escuela Nº 7 donde hubo 800 personas sentadas dentro del galpón de máquinas (tiene una capacidad de hasta 2000 personas). Luego, en la reinauguración del galpón, se vieron las fotos del día a día de la obra y ni nosotros podemos creer lo que se hizo. Empezamos de a poco con los empleados municipales de Begueríe y de las cooperativas de trabajo, luego se sumaron los empleados municipales de Roque Pérez. Se hizo la instalación eléctrica y un pilar de luz con bajada trifásica que permite no tener una limitación de consumo. Se arreglaron los portones, se pintó todo el galpón, nos ayudaron los chicos del programa Envión. Se pintó a mucha altura con la retro. Trabajó la gente de la secundaria de Begueríe, gente de la Delegación de Bomberos lavó las chapas del galpón. Y se contrató gente par reparar el techo. Realmente hicieron una obra de arte por lo difícil de la tarea a semejante altura. Se usó chapa usada buena que tenía el municipio. Se terminaron de rellenar las fosas del galpón con rack de pavimento y en el predio se colocaron 60 plantas ornamentales”.

Más proyectos

Fabián Pérez se entusiasma con lo que todavía falta: “Hay un pequeño monte en el predio que queremos mejorar con mesas de cemento para tomar mate. Y se está construyendo el playón deportivo junto al galpón. También queremos hacer una placita  con juegos junto al tanque de agua. Y en el galpón de máquinas queremos hacer una base para campamentos. Y además traer los talleres culturales del municipio a distintas salas que se acondicionen en el galpón”.

¿Cuando ves la obra casi finalizada que pensás?

“Cuando veo las fotos de como estaba el lugar nos damos cuenta todo lo que se trabajó acá adentro y uno dice realmente valió la pena –responde Fabián Pérez-. Hubo mucha gente que quiso recuperar el galpón antes, hubo infinidad de proyectos y nunca se pudo. Esta gestión tuvo el privilegio de haber tenido el centenario de Begueríe y el de la escuela Nº 7 que fueron un motor para estos cambios. También recuperamos un club tradicional como el Juventud Unida que estaba abandonado y se recuperó para el centro de jubilados. Y ahora el galpón de máquinas, recuperado para todas las instituciones. Ojala las instituciones lo sepan aprovechar, esto se recuperó para la gente de Begueríe”.

¿Esto puede generar conciencia que se puede mejorar?

“Sí, esto debería cambiar la cabeza de la gente, pero hay cambios que cuestan –reconoce Fabián Pérez-. Hay gente que cree que esto se hace por política. Y sí, se hace por política, en el buen sentido, porque hay una decisión política del intendente de hacerlo. Pero es para que quede para las instituciones. Esto no es para pedirle el voto a nadie”.

“Acá mucha gente se entusiasmó con el proyecto –cuenta el delegado de Begueríe-, vinieron a trabajar después de hora, vinieron a trabajar los días sábados, porque vieron que esto es un beneficio para el pueblo. Antes la gente entraba a Begueríe y se encontraba con un galpón abandonado. Ahora desde el campo se puede ver el galpón iluminado. Necesitamos que se prendan más instituciones a este proyecto que es muy bueno y tenemos que estar todos unidos para llevar Begueríe adelante”.

Actualmente en Carlos Begueríe viven 350 personas. Tiene panadería, carnicería, varios almacenes, un bar y un restorante. “Nos está haciendo falta una estación de servicio que expenda combustible -dice Fabián Pérez-. Muchas veces llegan pescadores y se encuentran que no hay combustible. Tenemos comunicación con Monte y La Plata y con Lobos por camino de tierra. Somos un pueblo chico pero bien dotado de infraestructura. Tenemos Internet, teléfono y TV por cable”.

Hace 20 años parecía que Begueríe se achicaba día a día...

“Sí, hubo momentos muy difíciles, la gente se iba –recuerda Fabián-. Pero desde hace unos años hay un movimiento inmobiliario nuevo. Hay gente que busca terrenos y casas. Los valores en Begueríe son bajos y la gente busca salir de las grandes ciudades, busca tranquilidad. Mucha gente que era de Begueríe se jubila y se viene a vivir acá. Además tenemos ríos cerca, espacios verdes y mucha tranquilidad”.

“Y ahora con el galpón de máquinas –continua Fabián Pérez- también tenemos un lugar que se puede usar para las fiestas de aniversario, hasta para los corsos se podría usar. Es un espacio espectacular que pocos pueblos pueden tener. Falta dotarlo de sillas, de mesas para no tener que andar alquilando. Pero le vamos a pasar la posta a las instituciones para que se organicen con esa tarea”.

Fabián Pérez se muestra satisfecho y dice al final “nos damos cuenta de lo que hicimos cuando entra la gente y se pone a llorar acá adentro porque recuerda que venían con su padre ferroviario a este antiguo galpón de máquinas. La respuesta de la gente nos reconforta y nos hace ver que vamos por el buen camino”.

“Realmente valió la pena” nos dijo Fabián Pérez y realmente es una alegría.