Dom 3 Jul 2022

El valor de la paz

En esta entrevista el ex combatiente de Malvinas Juan Colombo nos cuenta su paso por las islas, su recuerdo a los caídos y un mensaje para los más chicos que nos llega a todos.

 

Juani ¿Cómo vivís este aniversario, nada menos el 40 aniversario de Malvinas, como te encontrás vos en esta fecha?

Parece mentira que pasó tanto tiempo, pero para uno las vivencias están muy frescas. El recuerdo de los soldados y sobre todo de mis compañeros que quedaron allá.

Son los héroes que quedaron detenidos en sus 18 años, perdieron su vida…

Claro, la clase 62, yo hoy tengo 59 años. Es lo que hablamos cuando nos reunimos con los excombatientes e invitamos también a familiares de los caídos. Los recordamos y al hacerlo es como si estuvieran con nosotros, al lado nuestro.

- Anuncio-

Juan Colombo (abajo a la derecha) junto a sus compañeros del Regimiento 7.

 

Vos fuiste haciendo lecturas diferentes con el paso del tiempo

La lectura es siempre la misma. Las Malvinas son nuestras pero el gobierno militar usó la guerra para sostenerse en el poder. Siempre recuerdo un diálogo que conocí en el libro “Malvinas, la trama secreta”. En febrero Galtieri le anunciaba a Menéndez que iba a ser el gobernador en Malvinas. Menéndez le preguntó si se había pensado en las consecuencias. Galtieri le respondió: “Usted limítese a cumplir órdenes”. Todos sabían que eso no se podía sostener. Además cuando Inglaterra lo necesitó, EEUU acudió en su ayuda, cerró el cielo de Malvinas a los aviones argentinos y eso les permitió desembarcar.

 

Hace mucho charlamos y me gustó que tenías un posición pro soberanía pero por medios pacíficos, la importancia de la negociación. Además, que las distintas dirigencias tendrían que haber estado a la altura de los héroes de Malvinas.

Si, porque el costo fue muy alto. Creo que una vez desembarco el 2 de abril habría que haber negociado desde esa posición y no declamar “si quieren venir que vengan…”

Y el dolor que siempre tuvimos es que después de la guerra el Estado no se ocupó de la cura y acompañamiento de los heridos y ex combatientes. Yo tuve la suerte de regresar al fútbol, que Estudiantes me hiciera el contrato y al año de Malvinas debutar en primera división, cumplo un sueño. Pero hubo muchos pibes que no pudieron encontrar el rumbo después de la guerra y no tuvieron el acompañamiento y contención del estado, de los gobiernos, de los municipios para detectar quien necesitaba ayuda psicológica. Tal vez se podrían haber evitado muchos suicidios, que siguen ocurriendo. No hay números exactos, pero se habla que han sido más de 700.

 

En una guerra debe cambiar mucho la perspectiva de las cosas que realmente importan…

Cuando estás en una situación límite te das cuenta el verdadero valor de las cosas. Te puede pasar en guerra o en la vida corriente. En la guerra vivís angustia, miedo, vivís esas sensaciones con 18 años, las tenés que procesar en el momento, en la previa al combate. Sabes que los ingleses están viniendo. Es tanta la tensión que querés que de una vez sea el combate y acabe todo. Y después la posguerra, en la mochila traes todas esas sensaciones y a muchos les pasó de no encontrar el rumbo.

 

En el documental la clase 62 y el fútbol, un colega tuyo dice que eran chicos de 18 que en dos mese se tuvieron que convertir en hombres.

Es que a esa edad vos tenés otros objetivos. El mío era jugar al futbol… Yo digo que la guerra no santificó a nadie. En todo caso te pudo potenciar las cosas buenas o las malas. El tema es como salís parado después de la guerra. Como seguís, como enfrentas la vida. Por eso cuando digo que el futbol me salvó la vida no exagero nada.

 

¿Te gusta el mensaje Malvinas nos une?

¡Que pregunta no! Yo diría que Malvinas nos une el 2 de abril. Yo siempre digo que pena que no haya servido Malvinas para unirnos en un proyecto de país, en realizar un país distinto. Quizá se debió a que la guerra no fue en el continente. No hubo bombardeos a las ciudades. Sino quizá todo hubiera sido distinto. Yo siempre reclamo la falta de patriotismo de la dirigencia política después de Malvinas. Muchos compañeros al jurar la bandera juraron dar la vida por la patria y lo hicieron en la guerra. Pero después muchos dirigentes juraron desempeñar sus cargos con honor y lealtad… y hace mucho que venimos pateando en el barro y el país no despega. Entonces creo que no se hicieron las cosas con tanta honestidad y patriotismo. No se siguió el ejemplo de los pibes de Malvinas.

 

¿La mirada de la gente cambió respecto a Malvinas?

No creo, pero yo nunca hago un reclamo a la sociedad de que esté muy pendiente de la causa Malvinas porque cada uno tiene sus problemas y su día a día, es difícil. Mis reclamos siempre fueron al Estado que “desmalvinizó” y eso trajo muchos suicidios de ex combatientes. Yo creo que con el paso de los años el interés por Malvinas fue de mayor a menor. No es una causa muy convocante Malvinas. Por eso el dolor al recordar los pibes que murieron, porque parece que fue en vano.

Juan Colombo junto a su compañero José Luis del Hierro (de Mar del Plata) uno de los 650 caídos en la guerra de Malvinas.

 

Como tantas veces, difundiendo la causa de Malvinas, en la víspera del 2 de Abril, Juani Colombo visitó dos escuelas, a la mañana temprano la del paraje Forastieri de Roque Pérez y a la tarde la escuela primaria del Club Estudiantes de La Plata.

 

¿Qué les contas a los chicos en tus charlas, que les querés transmitir?

Me gusta ir a las escuelas, especialmente a la de Estudiantes que es el club que me dio contención. Además, allí hay muchos chicos de las inferiores y podemos hablar de fútbol. En Estudiantes aprendí muchas cosas que después pude aplicar en Atlético Roque Pérez. Sobre todo, los valores de respeto, la disciplina, el trabajo, los horarios de entrenamiento. Cuando se inauguró el estadio de calle 1 me encontré con Alejandro Sabella y le conté que había llevado el modelo de Estudiantes a mi pueblo y a mi club. Eso fue lo que hice y estoy orgulloso de cómo está Atlético, como están sus chicos y el sentimiento de pertenencia.

Copy Diario El Día: Juan Colombo y un reconocimiento en Estudiantes de La Plata

 

Y siempre me gusta volver a Estudiantes, siempre me convocan y me hacen sentir muy bien. A los chicos les digo que atiendan todo lo que se les enseña sobre los valores, la importancia de vivir con dignidad, el respeto, el valor de la palabra que se ha devaluada tanto.

Y me gusta ver mucho las caritas de los chicos, me hicieron muchas preguntas. Les dije si querían hablar de otra cosa y una nena muy chiquita me dijo: Siga hablando que yo estoy muy entretenida.

Con esa nota tierna termina esta entrevista a un futbolista que hace muchos años prepara a los chicos para el juego, para la paz, transmitiendo valores de trabajo y respeto, el valor de la dignidad.

Es el mensaje de un hombre de bien, Juan Colombo, un excombatiente de Malvinas.

Juan Colombo en su charla de ayer 1 de abril en la escuela primaria del Club Estudiantes

 

Historias y postales de la guerra

Una pistola

Integré el Regimiento 7 de Infantería, compañía C, grupo de apoyo. Es un grupo de armamento pesado que usa ametralladora MAC y cañón de 90 mm. El cañón de 90 mm me correspondía a mí, pero en el servicio militar solo había aprendido la teoría del cañón, no nos dejaban tirar para no gastar municiones. En Malvinas estuve 70 días y sólo me dieron una pistola Brownin 9 mm.

Las cartas

El momento de las cartas era el más lindo. Te ibas rápido al pozo a leer tu carta y esos instantes te olvidabas de todo, te transportabas de las islas a tu casa o a tu pueblo. Al terminarla te dabas cuenta que estabas en la guerra. Entonces volvías a leer y a releer tu carta.

Monte Longdon

Mi compañía estaba formada por 150 soldados. En mi grupo éramos 13 soldados y sólo tuvimos heridos. Pero nuestro regimiento tuvo muchos caídos sobre todo la compañía B que actuó en Monte Longdon y la compañía C que fue en su apoyo. Los ingleses primero bombardearon y barrieron esa zona y luego avanzaron por ahí ocasionando muchas bajas.

El regreso

Supuestamente al buque Canberra, las fuerzas argentinas lo habían hundido. Cuando terminó la guerra nos dijeron que volvíamos al continente en el Canberra. Pensamos que era un chiste. Hasta que lo vimos. En el Canberra nos trataron muy bien: nos pusieron fotos de Ricardo Villa y Osvaldo Ardiles que jugaban en Inglaterra. Después de tres días nos dejaron en Puerto Madryn. Y nunca me voy a olvidar como nos recibieron en Madryn. La gente nos quería llevar de prepo a sus casas para darnos de comer. Y una persona me preguntó los teléfonos de mi familia y llamó a Roque Pérez y a La Plata para avisar que yo estaba bien. Cuando le preguntaron quien era no quiso decir su nombre y dijo: Un argentino. Esos gestos unos los encuentra en la gente común.

Artículo anteriorMingo en el cerro de Malvinas
Artículo siguienteHistorias Parroquiales
- Anuncio -

También puede interesarte

Roque Pérez: Historias del 1900

A propósito del Censo, en la publicación anterior referíamos la importancia de los registros de población y otros datos como son los de vivienda,...

Historias Parroquiales

La historia de la iglesia es parte de la historia del pueblo y de la fe. Aquí presentamos algunos apuntes muy interesantes y otros...

El valor de la paz

En esta entrevista el ex combatiente de Malvinas Juan Colombo nos cuenta su paso por las islas, su recuerdo a los caídos y un...

Mingo en el cerro de Malvinas

A 40 años de la Guerra, la historia de Juan Domingo Rodríguez, el soldado roqueperense caído en las islas. De peón de tambo al...

Puente de recuerdos

In Memorian DOMINGO “CHICHO” ALLEGRETI Se cumplen diez años de la entrevista a Don Chicho. En 2011 fui a la Mueblería Allegretti a charlar con...