Mar 21 Sep 2021

Horacio Guarany, Argentino Luna y los tallarines de Roque Pérez

Seguimos recordando algunos visitantes ilustres que pasaron por nuestro pueblo. Esta vez, algunas anécdotas de dos grandes compositores de la música popular.

Se imaginan a Horacio Guarany y Argentino Luna comiendo rica pasta en Roque Pérez. Dicen que no sólo del aplauso viven los grandes artistas.

El “Potro” Horacio Guarany venía mucho a Saladillo porque su mujer tenía campo allí. Así fue como lo conoció el recordado Antonio “Tono” Goñi y trabó una larga amistad con el autor de “Estamos prisioneros, carcelero” y “Piel Morena”. En alguno de esos viajes se sumó Argentino Luna, el autor de grandes milongas, una muy conocida que dice “ustedes son buenos paisanos, pero el poncho no aparece”.

- Anuncio-

“Muchas veces venía a casa Horacio Guarany y Argentino Luna -nos cuenta “Kuki” Goñi, hija de Don Tono-. Ellos eran muy bohemios, por ahí estaban toda una semana en casa. Mi mamá les hacía pollo relleno y tallarines”.

“Horacio Guarany era muy conversador -recuerda Kuki-. Un día vino con su hijo Horacito y como se portó mal, Guarany ¡lo colgó del perchero!”

En otra oportunidad que los visitó Argentino Luna, el guitarrista buscaba inspiración para componer.

“Mi papá lo mandó al río Salado, al puente de la pasarella -cuenta Kuki Goñi-. Otra vez Argentino Luna se quedó a la noche tomando whisky y se encerró en el baño de casa a componer un tema. Al otro día le cantó a mi mamá la nueva canción”.

Estos recuerdos y anécdotas musicales surgen de una nota que realizamos sobre “Los visitantes ilustres” en la edición 93 de La Guía de Roque Pérez. Allí pudimos rememorar las visitas que hicieron a nuestra ciudad grandes figuras como Juan D´arienzo, Juan Manuel Fangio, Mercedes Sosa y Raúl Alfonsín, entre otras personalidades destacadas.

Otra anécdota del gran Horacio Guarany en Roque Pérez:  “En el año 1983 Horacio Guarany se apareció un 25 de mayo en la Escuela Nº 27 del paraje Pajón a saludarme –recuerda Kuki-. Yo no sabía que hacer porque justo venía la inspectora y no sabía cómo lo iba a tomar. Pero la consulté y estuvo encantada. Llovía mucho y casi no había chicos, entonces Carmen Bruno salió en camioneta a buscar alumnos. Resulta que Guarany empezó a elogiar a la inspectora porque había llegado con semejante tormenta y le improvisó un recitado. La inspectora se llamaba Nora Giachero de Mingote, estaba muy emocionada y yo tuve el mejor informe ese año!”.

Horacio Guarany nació como Eraclio Catalín Rodríguez Cereijo en Las Garzas, Santa Fe. Debutó en 1957 en Radio Belgrano con el tema “El Mensú” y fue pionero del Festival Nacional de Cosquín en 1961. En 1972 filmó “Si se calla el cantor” con Olga Zubarry. Fue perseguido por la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) y debió exiliarse. La dictadura militar prohibió sus discos y canciones como «Estamos prisioneros» y ““Pájaros de Hiroshima” entre otras. Guarany publicó nada menos que 60 discos con canciones memorables, entre las cuales sobresalen “Amar amando”, “Piel morena”, “Cuando ya nadie te nombre” y “Caballo que no galopa”, entre tantas otras.

Argentino Luna había nacido como Rodolfo Giménez en General Madariaga. Era hijo de peones rurales y él mismo trabajó de peón de albañil y nunca estudió música. Creó innumerables milongas, también huellas, zambas y triunfos. En 1968, su primer gran éxito fue «Zamba para decir adiós». Otro gran éxito de su carrera fue “Mire que lindo mi país, paisano”.

Artistas que se recordarán siempre, cómo escribió Argentino Luna en su milonga a Horacio Guarany: “Cantor que al pueblo le canta, no muere ni con la muerte, la copla tiene la suerte de no acallar su garganta”.

 

«El ruido de la ciudad, mi pensamiento no apaga,
y yo pienso que me halaga, saber que ya no se pierde,
la memoria de Alto Verde ni el canto de Madariaga».

 

Argentino Luna (1941-2011) y Horacio Guarany (1925 – 2017) desgranaron sus populares canciones en Roque Pérez. Guarany participó en los festivales folclóricos organizados en el Club Olimpo (años 68-69). Estos queridos artistas cosecharon admirados aplausos en nuestra ciudad. Y también alguna vez, comieron ricos tallarines en lo de Goñi, la sabrosa pasta que hacía doña Rosa Bonavía.

El recordado Tono Goñi tenía almacén en la calle Sarmiento. Quizá a algún vecino le pasó un encuentro inesperado. Como le pasó a un amigo que se encontró en un camino rural de Lobos con el actor Tommy Lee Jones abriendo una tranquera, o los pibes de Nápoles que de pronto se encontraron jugando en un potrero lleno de charcos con Diego Maradona. Quizá a algún vecino le pasó, entrar al almacén buscando los benditos 100 grs. de mortadela y encontrarse una curiosa reunión: Horacio Guarany y Argentino Luna mateando con Tono Goñi tras el viejo mostrador de madera.

Argentino Luna le dedica una milonga a Horacio Guarany

- Anuncio -

También puede interesarte

Nuestro paisano griego

En el día del inmigrante -y en su memoria- queremos compartir la entrevista al querido y recordado Andrea Courcoumelis. La historia de un niño que...

Los cuentos de Don Julián

"¡Fríos eran los de antes, cuando se juntaba una helada con la otra!" Dichos y exageraciones así son comunes en la tradición oral de...

El partido de las estrellas

Jugadores de River y Boca en Roque Pérez y otro penal Roma – Delém. Además ¿Se acuerdan de la patada de Maidana? En julio de...

La gotera y una antigua cancha de tenis

Un periodista recibe fotos y datos de la primera cancha de tenis de Roque Pérez. Disculpe jefe, le hablo rápido. ¡Ya le explico de la...

El “Dr. Lingotes” y el ferrocarril a Roque Pérez

Un poco de historia en el Día del Pueblo: Un ex vicepresidente influyó en la traza por donde avanzaría el tren hasta nuestra localidad. La...