Vie 4 Dic 2020

El Tatú (segunda nota)

Seguimos recordando la primera confitería bailable de Roque Pérez.

“El Tatú” fue un reconocido bar en la esquina de Mitre y Belgrano que abrieron Enrique Quiquí Galán y Amadeo “Liete” Crespi y fue inaugurado el 25 de diciembre de 1966. 

Mientras el fenómeno Beatles conmovía la cultura popular y los jóvenes manifestaban su rebeldía y sus ideales, en nuestro país había sido derrocado Arturo Illia, era el boom del folclore y de la venta de guitarras. Al mismo tiempo también se bailaba la música romántica cada vez más apretaditos y mejilla con mejilla. También comenzaba a surgir el rock nacional con Sandro y los de Fuego, Los Gatos y Almendra. 

En «El Tatú» pronto los jóvenes corrieron las mesas y convirtieron el bar en la primera confitería bailable. “No existía un lugar así un lugar así en Roque Pérez ni en la zona, por eso venían de afuera a bailar” cuenta Quiqui Galán quien nos compartió nuevas fotos y nos contó algunas historias más de “El Tatú” y aquella añorada época.

- Anuncio-

“Solíamos decorar el salón para distintas fechas como el 25 de Mayo, el día de la primavera o los carnavales –cuenta Quiquí-. En las fotos se ve que varios usaban traje todavía. Recuerdo que cuando abríamos en carnavales, como el local era chico, poníamos mesas en la vereda y se terminaba bailando en la calle. Era la época del lanza perfume, que era un tubo de vidrio con agua perfumada y éter. Entonces el éter te daba mucho frio. Por eso la canción “Lanza perfume” (de Rite Lee)”.

En las fotos que hoy compartimos podrán ver la barra y al “Loco” Alegre que era el mozo y mucha gente conocida como Toto Villola y su mujer, Cabrera, Luis María Mac Cormick, Carlitos Tozzi, y Ana María Lucaroni. 

En la foto del público en las mesas, se ve en primer plano a Irma Luzzi de vestido floreado, en el margen izquierdo Mario Galán (primo de Enrique “Quiquí”) y Cayetano Emilio Troisi. A la derecha, Lucesole (padre de Silvia) y Kelo Messina. En otra foto, en primer plano y balilando, a Mochina Abraham, a la izquierda Mary Lucesoli y Cacho Amico (de espaldas) y al fondo Tati Badde y Susana González. 

En la foto donde hay bonetes, hay un cartel en la pared donde dice “Viva el recreo” y figuras de estudiantes en la pared. En otra imagen baila sonriente la melliza Montenegro.

“El local era de “Bebe” Rivolta. Sólo existían las paredes y el techo -cuenta Quiquí-. Tuvimos que poner el piso nuevo antes de la inauguración. Nosotros lo alquilamos y lo terminamos de revocar y acondicionar. Después surgieron otras confiterías como El Ciervo (en calle Mitre) y Luisel (en calle Berro). Así que el público se repartió más y finalmente cerramos, por el año 1970”

«Hay muchas parejas que se pusieron de novios en “El Tatú” -recuerda Quiquí Galán- y seguramente hoy ya son abuelos».

- Anuncio -

También puede interesarte

Familia Amico: Historias de La Victoriosa

Santos y María eran italianos pero se conocieron en Roque Pérez. Formaron una familia feliz y numerosa y crearon una querida y tradicional carnicería. La...

El ciclista que arañó el récord nacional

Tres jóvenes de Roque Pérez intentaron en 1951 quebrar un récord en la plaza Mitre: mantenerse cuatro días y sus noches andando en bicicleta...

¿Seremos los últimos canillitas?

“¡La Razón! ¡El Día! ¡La Razón!” voceaba el niño vendedor de diarios creado por Florencio Sánchez en su obra “Canillita” de 1902. “Soy canillita,...

La familia bancaria

Hoy es el día del bancario. Los invitamos a conocer a algunos bancarios de hoy y de ayer. Son los profesionales de los asientos contables,...

La Chingada: Las mil y una noches

La Chingada tiene una larga y rica historia. Conocida y desconocida, relatada en los bares y dispersa. En todos los casos una historia nuestra...